19 de Noviembre de 2017 Página Principal Webmail Contacto Aviso Legal
Patrocinado Por:
Atención al Cliente
de
CERMASA:
93.431.41.40

Visitas...


Hay 4 usuarios en línea.

Menú
Página Principal
Foro de Opinión
ANDALUCÍA INFORMA
ASOCIACIONES
ACTIVIDADES DE LA FAC
IV CENTENARIO DE LA MUERTE DE CERVANTES
IV CENTENARIO DE LA MUERTE DE CERVANTES
ACTIVIDADES DE LAS ASOCIACIONES
CATALUÑA INFORMA
HISTORIA FAC
INFORMACIÓN GENERAL
LEYES DE INTERES ASOCIATIVO
NOTICIAS DE INTERES
SERVICIOS GENERALES
HISTORIA DEL FLAMENCO
SUBVENCIONES Y OTRAS AYUDAS
ENLACES
DÍA DE ANDALUCÍA 2017

  Acceso restingido a usuarios Usuarios
Nombre:
Clave:
 

Cuestiones prácticas Jurídicas de Asociaciones

La Ley del Estado 1/2002, de asociaciones, establece el concepto del reconocimiento de asociaciones sin ánimo de lucro y de la participación ciudadana. De la misma manera lo hace la Ley 7/97 para las asociaciones sin ánimo de lucro que estén asentadas en el territorio de Cataluña.

 

En estas mismas leyes se conceptúa la normalidad legal del registro de las mismas en el Registro Oficial para aquellas que lo soliciten y los requisitos que necesitan reunir para que sean reconocidas.

 

Constituir una asociación no es complicado. NO hay que pedir ningún permiso no contar con ningún capital; sólo se necesita que los socios fundadores –que han de ser al menos tres- hagan un acta en la que conste su voluntad de crear la asociación y la que se anexionen los astutos por los que se regirán la asociación. El acta de constitución de una asociación se puede hacer en documento  privado, es decir, no es necesario que se haga ante notario.

 

Las asociaciones se rigen democráticamente. La voluntad de la asociación emana de su asamblea generale socios. que es quien elige al órgano director, aprueba el presupuesto anual y determina los criterios básicos que han de regir la vida de la asociación. Las altas o bajas que se produzcan entre los asociados pueden afectar, por tanto, a la voluntad de la asociación. Estas asociaciones deben tener una finalidad sin ánimo de lucro. NO tener ánimo de lucro no es sinónimo de perseguir un interés general. Una asociación puede perseguir fines de interés particular, siempre y cuando sean de carácter no lucrativo. La ley de asociaciones especifica también que el hecho de que las asociaciones no puedan tener ánimo lucrativo establecido no significa que no puedan desarrollar una actividad económica, siempre y cuando sus frutos se destinen exclusivamente a los fines no lucrativos establecidos en los estatutos – es decir que repercutan en las actividades de la entidad- Las entidades que persigan un fin general pueden ser declaradas de utilidad pública. Quienes pueden tener un fin general, la puede tener cualquiera que no tenga beneficiarios particulares, ya sean de carácter cultural, sanitario, medioambiental, científico, etc.

 

Por tanto, para saber si una entidad concreta es legalmente una entidad reconocida no debemos fijarnos en su nombre, sino que tenemos que comprobar si está inscrita en el registro referido. El departamento de Justicia (que tendría que ser el de cultura de la Generalidad), que es la entidad que gestiona el Registro, entrega a cada una un documento que da fe de su inscripción.

 

Las entidades han de disponer del personal y de las condiciones necesarias para garantizar la finalidad y los objetivos que se indican en los estatutos de la entidad.

 

Todas las entidades tienen que tener una junta directiva que permita realizar las actividades de la entidad.

 

En cuanto a las instalaciones, a las entidades se le pide que deben disponer de los elementos físicos, mecánicos o eléctricos adecuados para garantizar:

 

  • La prevención
  • La Protección Física y la vigilancia
  • La Intervención Inmediata y la neutralización de cualquier peligro

 

Para una buena difusión de las actividades de una entidad es esencial una buena política de marketing, la publicidad, el merchandising, los estudios de público, etc. ya que son instrumentos muy útiles para conseguir progresivas ampliaciones de los usuarios de la entidad. La legislación no presta atención aspectos y, cuando lo hace, parece tener ciertas prevenciones, cierta preocupación por evitar que un enfoque demasiado comercial pueda ser contrario a las finalidades culturales de las entidades sin ánimo de lucro.

 

Las entidades Andaluzas denominadas Comunidades. Para que las entidades andaluzas asentadas fuera de Andalucía sean reconocidas en el Registro de las Comunidades Andaluzas es necesario que antes haya sido reconocida en el Registro de la comunidad de asentamiento y reunir la documentación que se pides para el trámite exigible:

 

  • Una solicitud
  • Unos estatutos
  • Una memoria de las actividades realizadas durante dos años
  • Que no tenga el mismo nombre que otra de la misma localidad
  • Una relación nominal de los socios fundadores
  • Copia de NIF

 

Una vez que haya sido reconocida, si lo es, pasa a denominarse Comunidad Andaluza, antes, aunque estuviera reconocida en el registro de asentamiento, se denomina entidad o asociación y no podrá usar la denominación de comunidad.

 

También hay entidades sin ánimos de lucro que se reconocen como de Utilidad Pública, y para ello en la misma Ley 1/2002 da normas para su reconocimiento. Estas entidades, después de varios años de actividad, y que soliciten tal reconocimiento al Ministerio del Interior, si llegan a ser reconocidas por el Consejo de Ministros, tienen unas ventajas que el resto de las entidades sin ánimo de lucro no tienen, como son exenciones del IVA, IAE, IS, IBI, IRPF, desgravaciones de las aportaciones de los socios, empresas, esponsor, etc. que los beneficia entre un 25 y un 35% de la cantidad entregada en la entidad.

 

Para las entidades que no tengan el reconocimiento de utilidad pública pueden acogerse a la desgravación del IVA, lo tienen que solicitar a la Hacienda de su localidad en la que haga declaraciones. Esto beneficia en que no hay que hacer liquidaciones trimestrales del IVA que pagamos ya que no podemos cobrar ninguno y por esto se compensa. El único beneficio es el de que no tenemos que tener esta preocupación de hacer las liquidaciones, pero si que tenemos que pagar todas las facturas que nos presten un servicio con el IVA correspondiente que son el General con el 16%, el reducido con el 7% y el súper reducido con el 4%.

 

La Personalidad Jurídica. Se entiende por persona a todo ser a quien el Derecho reconoce capacidad para establecer relaciones jurídicas, es decir, capacidad para tener derecho y obligaciones. Si el Derecho no reconoce  una personalidad jurídica, no se puede tener NIF, no se puede abrir una cuenta corriente, no se puede firmar un contrato, etc. Por ejemplo, una asociación es una entidad con personalidad jurídica. En cambio, una sección de una asociación (el coro, el grupo de baile, etc.) no tiene personalidad jurídica propia, sino que está integrada en la personalidad global de la asociación a la que pertenece.

 

Persona física y personas jurídicas. Entre los seres a los que el Derecho reconoce personalidad, una primera clasificación básica es la que distingue entre personas físicas y personas jurídicas. Las personas físicas –llamadas también personas naturales- son los seres humanos: todo ser humano es una persona ante el Derecho, si bien determinadas circunstancias –la minoría de edad, por ejemplo- pueden limitar su capacidad para obligarse. Las personas jurídicas son aquellas organizaciones humanas a las que el Derecho reconoce capacidad para establecer relaciones jurídicas. Por tanto, no toda organización humana tiene personalidad jurídica; sólo aquellas a las que el Derecho se lo reconoce.

 

Se dice que las personas jurídicas tienen una estructura interna constituidas por diversos órganos. Los órganos están integrados por personas físicas y pueden ser unipersonales –Presidente de una sociedad anónima, o el Alcalde de un Ayuntamiento,  o colegiados –el consejo de administración de una sociedad o el pleno del ayuntamiento-

 

Las personas jurídicas se pueden clasificar en públicas y privadas. Son públicas las que están encuadradas en el conjunto de las administraciones públicas. Son personas jurídicas privadas las que no forman parte del conjunto de administraciones públicas. Teóricamente, la frontera entre el sector público y el privado es suficientemente clara, pero a veces hay supuestos híbridos en los que es difícil determinar la naturaleza pública o privada de una entidad.

 

Órganos de administración. Hoy se está complicando mucho la burocracia de las asociaciones, las administraciones no tienen en cuenta que el personal trabaja voluntariamente, que dedican el tiempo que consideran oportuno y que sus obligaciones terminan cuando la responsabilidad no es asumida por su exceso. El moviendo asociativo camina –para que su funcionamiento se mantenga y para que se garantice la sociedad participativa- hacia una semi profesionalidad o una organización mixta donde una persona ejerza la función administrativa y dirija la función burocrática en combinación con le órgano rector. En la medida de que cada asociación pueda contratar al peonaje que esta naciendo en este moviendo, las juntas directivas se habrán quitado un peso de encima, aunque el GESTOR tiene que tener sus limitaciones y estar escritas las funciones como GESTOR  y las relaciones con la junta directiva. 

Hay que tener en cuenta que se están dando funciones de:

 

  • Contratación: los contratos que deba llevarse a cabo se tendrán que sujetar a la rígida legislación que regula el Derecho administrativo y las administraciones públicas.
  • Gestión económica: Se está pidiendo una contabilidad por un lado simple y  por otro de partida doble, pero también se está pidiendo que sean libros oficiales los de caja, banco, balance, mayor y diario, además del de socios y el de inventario de la entidad. Para esto hace falta tener a la persona idónea y  esta puede ser el GESTOR. 
  • La facturación con IVA o con IRPF
  • La liquidación de IVA
  • El IRPF
  • La notificación anual a las personas que hayan intervenido en las actividades y que se les haya retenido IRPF y se haya dado cuenta a Hacienda Pública.

 

El contrato de Responsabilidad Civil, el seguro que toda entidad tiene que tener. Leer sus cláusulas y saber que abarca el seguro. sobre todo accidentes dentro de la entidad, sean del tipo que sean.

 

La normativa interna de seguridad que debe haber en las asociaciones debe determinar las responsabilidades de la organización y  hasta donde está comprometida la del representante legal de la entidad, del que se dan las circunstancias de que de no haber un acuerdo formal y escrito es sobre el que recae todas las situaciones que se den relacionadas con el funcionamiento y desarrollo de la asociación.

 

En cuanto a la información de datos personales de los socios o de quienes trabajen o visiten a la entidad debe tenerse en cuenta que está legislada la limitación de difusión de datos. Por este motivo, la dirección de la entidad deberá tener muy en cuenta todo lo referente a los principios de protección de datos. Normativa regulada en la LORTAD, Ley Orgánica 5/1992, de 29 de octubre, de regulación del tratamiento automatizado de carácter personal (especialmente los artículos 4 y 5).

 

Cuando recogemos datos personales debemos cumplir los siguientes requisitos:

 

  • Sólo podrán ser recogidos y sometidos a tratamiento informático aquellos que sean estrictamente necesarios, adecuados y necesarios en relación con las finalidades legítimas perseguidas.
  • Los datos no pueden ser utilizados para fines diferentes de aquellos para los que han sido recogidos.
  • Los datos tienen que ser actualizados para que respondan a la veracidad de la persona afectada.
  • Si los datos no fueran exactos deberán actualizarse y de no poderse hacer serán sustituidos de oficio por los datos correctos a través  de la  dirección de la entidad.
  • Cuando ya no sean útiles para la finalidad de la entidad serán cancelados del sistema informático.
  •  Los datos podrán conservarse en la entidad de manera que puedan permitir la identificación de la persona registrada por un período superior al necesario para los fines iniciales.
  • Estarán almacenados de forma que permitan el acceso de la persona interesada a su contenido.
  • La entidad no puede recoger datos por medios fraudulentos, desleales o ilícitos.

 

Las obligaciones de la entidad y las normas de comportamiento del público en la entidad.

 

Las obligaciones de los visitantes de una entidad deben ser exigibles siempre que ésta el cumplimiento de una seria de obligaciones que consisten, en esencia en lo siguiente:

 

  • Adoptar las medidas de seguridad, higiene y tranquilidad que con carácter general sean necesarias y, más específicamente, aquellas que se deriven de licencias o autorizaciones, aperturas e instalaciones, que permitan su correcto funcionamiento.
  • Disponer de un buzón de sugerencias y de libro de reclamaciones
  • Tener visible el horario de cierre y de apertura y comunicar con suficiente antelación los cambios que se vayan a producir por algún motivo y de que forma repercutirá en el horario habitual.
  • Evitar los trabajos durante las actividades, para evitar molestias a los visitantes.
  • Tener a la vista un reglamento de funcionamiento interno para consulta de las personas que vistan la entidad y de los propios socios.
  • elaborar un Plan de Emergencia y disponer de una organización de autoprotección para evitar riesgos.
  • Tener el plano de situación de la entidad con las plantas, si las hubiera, que puedan servir para caso de emergencia.
  • Recomendaciones que deben tener en cuenta el personal y los usuarios de la entidad.

 

Normas del comportamiento de las personas dentro de la entidad. En virtud de la potestad de la dirección que se le atribuye a la dirección de la entidad, y en el marco de los derechos y libertades de la persona, puede dictar las que considere oportuna para preservar el buen orden en el interior de la entidad.

 

El contrato de seguro de responsabilidad civil para las entidades. Hay que tener en cuenta que un contrato es un acuerdo de voluntades por el que las partes se obligan mutuamente a llevar a cabo de manera recíproca una serie de prestaciones. Y para delimitar bien el programa contractual y prever el futuro, es propio de cualquier acuerdo de estas características efectuar una distribución de riesgos entre las partes, de tal manera que, normalmente, a mayor riesgo asumido, mayor precio a pagar o mayor precio a cobrar, según los casos. Los contratantes son libres de diseñar el contrato a su manera (principio de autonomía de la voluntad), y ese pacto obliga: el contrato es ley entre las partes. En el caso del contrato de seguro, el acuerdo tiene por objeto el desplazamiento total o parcial del riesgo de quien lo sufre a un tercero, empresario especializado, a cambio de una prima. Estos riegos pueden hacer referencia a daños materiales o a daños personales. Los primero serían los seguros que cubren los posibles incendios, robos, transportes terrestres, créditos impagados, necesidades de defensa jurídica, y demás. Los segundos, cubren el fallecimiento, los accidentes, las posibles enfermedades y la asistencia sanitaria. Entre el primer grupo se encuentra el seguro de responsabilidad civil. Esta materia fue objeto de regulación específica en la Ley de Contrato de Seguro de 1980, Ley 50/1980, de 8 de octubre, del contrato de seguro (BOE número 250, de 17 de octubre).

 

El tema de impuestos será tratado en un curso, aunque se incluirá en lo que será el: MANUAL JURIDICO DE LAS ENTIDADES SIN ÁNIMO DE LUCRO DE LA FAC.

 

Miguel Montaño Mesones

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 




[ Volver a página principal]

Publicidad:

Casa Lleida

Casa Moia

Casa Salou

Manuel de Falla

CASA ANDALUCÍA DE BALAGUER

CASA ANDALUCÍA DE CASTELLAR DEL VALLES

CCA. LOS CALIFAS

CASA CADIZ DE SANT BOI

COFRADÍA DE NTRA. M. DOLORES Y JESÚS DEL GRAN PODER

HERMANDA DEL CRISTO DE LA PAZ

fac federación andaluza de comunidades en catalunya
               
.:. Diseñado y alojado por CERMASA .:.